Con la espalda cansada.

¿Quién eres tu nueva noche que no me permite dormir aunque tenga cansancio humano y mortal?

¿Quién eres y de que estas hecha? el aire más cálido y más incierto, totalmente oscura que sólo permites ver algunas letras regadas sin sentido. ¿Por qué tengo el corazón en la mandíbula? totalmente paralizada sin dejarme dar un paso más allá de aquí.

El sonido, que poco a poco va apagando sus voces doloridas para dejarme solo, que hasta eso te llevas, hasta el sonido que siempre me acompaña.

¿Quién eres tu nueva noche? que llegas a visitarme desde hace algunos días con ese silencio tan hiriente, tan hostil.

¿Quién eres que me duele la cabeza de escribirte?

¿Quién eres que detienes lo que hago para obligarme a escucharte? que por más que intento no logro hacer más que escribir.

¿Por qué entonces me obligas a salir a donde no se ve más de lo que detienes cuando le niegas el paso a la luz?

¿Por qué me arrebatas los últimos momentos de conciencia? robando letras en esa bolsa rota donde caerán las mías en el camino que recorrerás hasta el amanecer

Si no vienes por la poca vida que tengo entonces ¿por qué me das la sensación que seguirás visitando el resto de mis horas?

¿Por qué me acaricias el hombro compadeciendo el no haberte visto antes?

¿Por qué me repites desde hace tantos años que has llegado para acompañarme de aquí a mi olvido?

¿Quién eres tu? nueva noche vieja que hace que mi espalda se doble de cansancio de tantas preguntas que no responderás.

¿Qué me darás si como hoy, sigo escribiendo sobre ti?