6 : 34

Si tan sólo pudieras retomar lo que tus ojos han visto, eso por lo que tu corazón ya no quiere trabajar más, ese suspiro que no compartirías con nadie, lo único que ha hecho las pesadillas soportables, esa corta esperanza de que el miedo termina al llegar el día.

Si pudieras decirme lo que pensaste en el momento en que creíste morir, quizá te entendería.

Por eso te digo que quiero compartir tus pesadillas, despertar como lo haces tu y saber de la necesidad tan desesperada de asirte del mundo y lo que queda de nosotros. Y te digo que aunque no entienda cuando lloras trataré de comprender que tu piso es frágil.

Despacio y sin preguntas comparte tus pesadillas conmigo, para poder despertar sin pensar tanto en lo que solíamos ser.

Descansa en mi, entrégame lo que llevas que se ve tan pesado. Esos días tan muertos de tus manos, esos momentos tan perdidos que aun no encuentras.

Deja un poco de tus recuerdos en mi espalda, porque cada día te veo más abajo y no te quiero perder así.

Los sueños que nunca se hicieron realidad, si tan harta estás de la vida y lloras de frustración, toma una de mis palabras y miente al mundo para ser un poquito libre, miente más y compárteme tu desamor.

Quédate un poco más conmigo y te prometo no preguntar cuando llores de nuevo, prometo caer contigo al piso para ser tu cómplice en la derrota, pensar que poco a poquito podemos levantarnos… Inténtalo despacio… Recárgate en mi.