La noche y la marea

Llega la noche, se mantiene, se va,
como la marea del mar,
deja vida sobre la playa,
memorias de la mañana.

Llega la noche, el temor escurrese por la puerta,
tengo miedo al despertar, me resisto con los ojos
evitando sentir y pensar.

Los recuerdos llegan, tan recientes,
tan dolorosos, tan llenos de dudas,
crudos, tan vivos, que quizá lo están.

Pero el día se asoma, apenas,
yo ciertamente pienso en morir,
poco despertar;
guardo la noche,
conservo poca oscuridad,
engullo saliva,
empiezo a temblar.

Me resisto a continuar,
por no querer,
no enfrentar;
prefiero el alba, el avaro tiempo entre la vida y la muerte,
entre ver y callar,
entre dudar y continuar.

Captura de pantalla 2013-02-12 a la(s) 08.14.02