Poemas fríos en madrugada

Poemas fríos en madrugadas nacientes, recientes,
soledad colada por la ventana,
recién parido dolor del alma,
calma de sonidos en casa de paso, de verano, de recuerdos en formación.

Se cae el cielo en pequeños trozos,
en ideas inconclusas,
en cerezas nonatas.

Mensajes sin mensajero,
silencios zumbones a media noche, descanso de mis batallas; lambo mis heridas,
echado al limbo con mi fiel amiga, eterna compañera sin habla que cierra los ojos comprendiendo el pesar de la noche.

Melancolías tiernas, de la rama no tardarán en caer,
realidades enraizadas en el árbol que a su sombra me retiene,
me mantiene prisionero,
me confiesa que mi casa es hogar de la sombra
y con recuerdos he de dormir.

Madrugadas tocantes, poemas fríos en madrugada