Querido tiempo

por fernandobenavides

De menos te debo sinceridad.

Querido tiempo, sabedor de todo, de lo que no sé ni lo que imagino,
de lo que pienso y no es.
Querido tiempo mierda, tan amado y lento, catastrófico,
tan avaro con los buenos momentos,
de menos te debo sinceridad.

Querido tiempo que no me dejas algo para abrazar, te llevas todo,
la noche no es eterna y pronto traes el día que molesta,
juegas desde que me viste y no te separas,
me mantienes en el camino sin nadie que lo ame como yo;
por eso el camino no se acaba,
aunque pasen sobre mis hombros días y noches,
aunque a mi diestra haya bosques y a mi siniestra tormentas,
aunque me dejes ver poblados caer, parejas caer, ilusiones caer, palabras caer…
entonces lo veo aunque hiere saberlo: todo es falso.

Querido tiempo, tan incomprensible, tan alejado de los deseos, de los míos;
que me dejas cambiar el camino de otros y no dejas que nadie cambie el mío,
por más que lo anhele, por más que en secreto lo desee, por más que sufra lo mezquino del arado.

Hay veces que no se recoge nada con los años, y uno termina desnudo y solo de nuevo.

Me has dado escenas imborrables, platicas de corazón, me has dado sangre en la frente y hecho sentir que la vida es posible,
y después lo alejas todo:
No se repetirán las escenas, ni volverá a latir el corazón descompasado,
y la sangre se detendrá para no hacerme sentir igual,
ni la vida será posible,
porque así lo decides, y yo regreso al camino,
me voy hacia el sur, hacia las cabañas donde cantan las cigarras,
donde hay un bar al aire puro y una pareja canta quedito para no desentonar.

Se acaban los años
se me acaban los momentos sin entenderlos,
ni quererlos comprender.

A veces creo que de aquí no hay escapatoria,
ni alguien quiere escapar junto a mi,
nadie comprende el camino.

O yo estoy equivocado o nadie va para donde voy.

Querido tiempo violento,
al menos no me dejes tú.