Bastó

«Temo que –para mi desgracia– bastó con tu sonrisa y el traje de baño»