Quieres lo que se ha ido

Uno quisiera amar,
de verdad lo quisiera;
se intenta una y otra vez,
como si amar fuera beber,
o fumar,
o ver un semáforo que cambia de color y luego repite otra vez;
uno quisiera y se anima a hacerlo,
como cruzando la calle,
pero no hay alguien del otro lado,
y después nada,
te miras en el gran vidrio de la tienda de abarrotes
y tienes menos cabello,
tienes la piel quemada,
y nadie te acompaña,
nadie cruza la calle.
Aunque siempre hay alguien que quiere estar contigo,
debe haberla,
la miras
y sabes que está bien,
pero no la quieres,
por eso te mantienes solo;
cruzas la ciudad buscando un bar decente,
donde pongan a Dylan
y te den una cerveza,
y haya una barra,
una barra es importante,
pero no las hay en esta ciudad,
entonces buscas un camión
para poder salir de aquí,
y cuando te alejas sientes tranquilidad,
te enamoras de los recuerdos,
te enamoras de nuevo de los 30 pares de senos que recuerdas,
que extrañas,
que se han ido.