Conocí

A veces las cosas tienes explicaciones simples,

como aquella vez que conocí a una mujer

linda,

con buenas piernas,

y linda cara;

no es que no quisiera salir mas con ella,

es que llegada la noche

aun no habíamos probado bocado,

y la cerveza se estaba calentando.