Tienes que controlar

Tienes que controlar
tus ganas de ganar,
tus ganas de llegar,
despertar temprano,
dormir al final.

Tienes que controlar el hambre
y los deseos,
tienes que controlar
tu capacidad de destruir
y tu capacidad de
adaptarte al sistema.

Controla las ganas
de morir,
tienes que controlar.

y las ganas de golpear
al imbecil
que está en el cuarto
de al lado
golpeando a una mujer
y escuchando musica
a gran volumen
a las 3 de la mañana.

No tienes que controlar
las ganas de crear,
así sea escribiendo
tomando una fotografía
pintando a una mujer
o una banca
hermosa.

No controles el amar
ni el tiempo.

Controla algunas cosas
que dejen desbocar a otras.

Jamás controles los recuerdos,
ni el fuego
o el aire
ni el agua que se esparce
gritando
gota a gota.

Controla
lo que ellos quieren que
no controles

y, en las noches
duerme tranquilo
o en el día
si es que acaso
dejaste salvaje
lo que te hace
por ahora
descansar.