Derrotado

Yo estaba derrotado
con todo el futuro delante de mis ojos;
lo que siempre había esperado,
por lo que había llegado
hasta aquí
después de tantos años;
al fin el mundo se hincaba a mis pies
y yo estaba derrotado.

Los cementerios se habían llevado a algunos amigos
con los que ya no contaba,
y el amor
se había llevado lo demás.

El aire era cálido
y los árboles comenzaban a ser verdes de nuevo,
los colibríes no cumplían un sólo deseo
hace más de un siglo,
y las mujeres seguían abandonando
a los hombres que tienen
locura
y nada más.