Las mujeres siempre usan la navaja

He tenido fiestas que terminan en tragedia,
a veces
las tragedias aparecen como personales,
o tragedias para todos;
algunas veces casi ha muerto alguien
y otras lo ha hecho;
algunas veces casi ha muerto una parte de mi
y otras lo ha hecho.

He tenido fiestas,
la mayoría,
en las que me detengo al centro
y no sé qué estoy haciendo allí,
y encuentro que ese lugar
no es mi lugar.

He caminado en las madrugadas
y muchas veces las chicas me han dejado
para irse en ese momento
con algún hombre
o con alguna otra mujer,
y piensan que haciendo eso
reúnen fuerza
y los hace mejores.
No los hace mejores.

Esas son el tipo de cosas
que me oprimen en la noche
y me hacen servir un whisky
y lo saboreo
mientras saboreo la derrota.

Entonces dejo el amor propio,
el orgullo,
y los buenos momentos
que siempre son fugaces,
y escribo
y acepto que me han hecho trizas
las mujeres que mas he amado;
justo ellas,
las que he cuidado
y he mantenido
cerca del corazón
y les he dado la navaja
que terminan usando
tarde o temprano.

Después del abandono,
después de haberlas visto
besando a alguien,
recuerdo su espalda
mientras la oscuridad las abraza,
y el aliento se va,
y ellas ganan;
luego comienza a quemar algo dentro
y sé que todo terminó
y en casa me esperará la noche,
y el whisky,
y ese momento
tan derrotado
es solo mio
y siempre lo será.