Me queda

He dejado de ver amor en el cielo,
más allá del mar
y en el desierto.

Me han abandonado
los sabores de la tierra
y el pasto seco.

Ya no siento el miedo
ni encuentro el regreso
al lugar seguro del infierno.

He dejado de ser
poco a poco
quien solía ser.

Ahora vivo de recuerdo,
mas que del aire,
y después
me acompaña el silencio.

El calor quedó al otro lado de la carretera,
y la vista se me nubla
cada noche
antes de venir
y escribir un poco,
y un poco
me queda.