Los escritores de hoy no tienen talento

No me dejen ir al mundo de los escritores,
ese mundo no vale
como no vale ningún escritor que viva ahí;
todos son intentos de fama
y se han agotado en su vanidad.

No me dejen ir a
sentarme con ellos
y aceptar sus elogios;
sus elogios son la tumba
y no quiero estar muerto
como ellos.

Se hablan entre ellos
se abrazan
se besan
se huelen
se palmean;
están muertos.

Esos escritores
de escaparate
no valen
lo que ellos creen.

No me dejen ir ahí,
a sentar en su letrina sobre el escenario
para decir qué tan buenos son
qué tan fabulosos;
qué tan perdidos.

Déjenme escribir aquí abajo,
al lado de ustedes
sintiendo como ustedes
sin pretender algo mas
que entendernos.

No me dejen ir al mundo de los escritores
porque en ese momento
sabré que he hecho todo mal
y no habrá retorno.
Ellos no tienen retorno
y nunca tuvieron talento.